Con buena letra

¿Tienes buen o mala letra? En mi caso no muy buena, lo confieso.

Escribir bien o escribir mucho no tiene relación con tener buena letra. Grandes escritores tienen una caligrafía horrible, “letra de médico” como solemos decir.  

Lo que sí es cierto es que tu escritura cambia según el medio y el material con el que escribas y eso sí que puede influir en tu comodidad y fluidez y, por lo tanto, en la calidad de tu letra.

La importancia de la letra

Tanto si escribes a mano como a ordenador o computadora seguro que tienes algunos tipos o estilos de letras favoritos.

Cuando trabajamos con un medio técnico nos gusta mucho adecuar el tipo de letra a aquel al tipo de documento o texto que estemos redactando. Sabemos que es importante no solo por estética, sino también por claridad de lectura. La facilidad con la que cambiamos de letra en el ordenador no es igual que la que podemos obtener al escribir a mano.

Escribimos de una determinada forma en función de cómo nos enseñaron a escribir y también de la práctica cuidadosa de la escritura. Tenemos conciencia de que la letra dice mucho de nosotros, por eso nos gusta tener una buena caligrafía, una letra cuidada y que sea legible.

Pero también es cierto que, por más que hayamos intentado cuidar nuestra letra, la escritura se estropea con el paso del tiempo. Por ejemplo, si has sido estudiante y has tomado apuntes de clase a mucha velocidad, seguro que has observado un deterioro de tu caligrafía.

El material de escritura

Sin embargo, todos podemos reescribir de forma muy distinta según las circunstancias, el tipo de texto, nuestro estado de ánimo, el uso que le vayamos a dar a un documento y sobre todo según escribamos con lápiz bolígrafo o pluma. En efecto, en el proceso de escritura interviene de forma decisiva para el resultado tanto el papel elegido como el medio con el que se escribe. 

Te animo a que hagas una prueba:  

Escribe una misma palabra con lápiz, con bolígrafo,  con un rotulador de distinto grosor y con una pluma estilográfica. Comprobarás cómo tu forma de escribir se modifica sensiblemente. Mira cada palabra y piensa con cuál de las formas de escritura te identificas más, con qué objeto has escrito más cómodamente.

Observa que aunque has escrito todo en las mismas condiciones, tu caligrafía es distinta, el trazo de las letras cambia y que con algunos instrumentos es más legible o personal que con otro. En resumen, hay una que te gusta más, con la que te has sentido más cómodo: ese es tu objeto de escritura favorito.

También  puedes notar que aunque te guste escribir, por ejemplo, con bolígrafo, tienes una particular preferencia por cierto tipo de bolígrafo: la fluidez, el grosor, el color de la tinta, etc. hacen que te sientas más o menos cómodo escribiendo. Ese es tu modelo de bolígrafo favorito.

También cambia nuestra caligrafía según el soporte: el tipo de papel. Quizás estás acostumbrado a escribir en una hoja en blanco y tus líneas ya son bastante rectas, o quizás no y necesitas una planilla o prefieres un papel rayado o cuadriculado. A muchas personas les gusta el papel satinado, otros prefieren encontrar cierta resistencia.

En todo caso, el papel también está determinado por el medio que utilices para escribir; por ejemplo, si usas estilográfica necesitas un papel que no deje pasar la tinta y en el que el plumín se deslice con facilidad.

pluma estilogtáfica
Así es, escribir es un acto personal y todos tenemos preferencias. Es importante conocernos y saber con qué nos gusta escribir: lápiz, bolígrafo, roller, pluma estilográfica,...

Todo esto construye tu relación  personal con la escritura. También influye la frecuencia con la que escribas a mano. De hecho, hoy uno de los grandes problemas de la escritura a mano es el uso y abuso del ordenador, que ha asumido muchas funciones y ha relegado a la escritura manual a momentos muy concretos y personales. 

Cómo mejorar la letra

Si tienes una letra mala y quieres mejorarla, hay modelos y cuadernillos para ayudarte a elaborar una letra más clara, amplia y fluida. De todas formas,  seguro que sobre la base de tu forma de escribir puedes mejorar, sin tener que llegar a un reaprendizaje.

Al fin y al cabo, la escritura es un rasgo personal y probablemente a estas alturas de tu vida está simplemente solo quieras mejorarla un poco. ¿Qué puedes hacer?

1

Paso 1 - La importancia de los materiales 

Elegir un material con el que te sientas a gusto para escribir, tanto en el soporte (tipo de papel) como con el instrumento de escritura (bolígrafo, lápiz, pluma...).

No te dejes influenciar por modas y elige el que sea mejor para ti, el que creas que favorece a tu letra. Esto es especialmente importante en el caso de la escritura creativa, porque se crea una intimidad entre  tu cerebro, el medio y la creación del texto, y debe ser algo grato. 

2

Paso 2 - Cuida el ritmo de escritura 

Escribe despacio y con atención. Para que no te distraigas en pensar en el tema, puedes empezar copiando un texto. Escribe utilizando el tiempo que necesites, atendiendo a la forma de las letras y a la unión o separación entre ellas.

3

Paso 3 - Define tu pauta 

Establece un espacio entre las líneas y mantenlo. Si tienes una letra muy estropeada, puede resultar conveniente que al principio dejes bastante espacio entre cada línea.  Puedes utilizar un papel pautado, cuadriculado o con líneas, o hacer tu propio papel pautado en el ordenador. El papel punteado es  muy interesante porque te ayuda durante el trazado de la línea sin someterte directamente al apoyo continuo. Encontrarás webs donde puedes imprimir papel con distintas medidas  de separación entre los puntos. 

Finalmente, cuida la postura. Si vas a escribir durante muchas horas debes mantener una postura que no acabé haciendo daño a tu espalda o a tu cuello, pero si vas a escribir poco tiempo puedes elegir posturas menos convenientes, pero que te resulten más relajadas.

Los grandes escritores han escrito en lugares muy distintos: desde un banco rígido o mesas incómodas, hasta un sillón con una tabla apoyada en los brazos. No hay una buena postura para la creatividad, solo hay buenas posturas para el cuerpo.


Episodio 9: Con buena letra


¿Tienes buen o mala letra? este es el momento de tu confesión... jajaja... ¡Quizás podamos hacer un día un concurso!

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Descárgate gratis la guía con trucos e ideas para empezar a escribir.

cuaderno y lápiz rojos
>