Rompiendo el bloqueo

El bloqueo del escritor es un tema recurrente en los libros sobre escritura e incluso en los temas de algunas novelas. Te doy mi opinión y te adelanto algunas estrategias.

Pue sí, seamos sinceros. Todo el mundo atraviesa por momentos de dificultades en la escritura, aunque no todos son propiamente bloqueos.

Yo distingo bloqueo de momentos de confusión o aridez, porque son tres estados que requieren soluciones diferentes. Pero lo cierto es que cualquiera de nosotros puede llegar a un punto en el que confluyen todos los factores en contra. Como resultado, se produce ese pánico a la página en blanco, esa dificultad para escribir la primera palabra, esa angustia que te puede impedir durante días, incluso semanas, hacer un mínimo trabajo de escritura. 

Las causas pueden ser muy distintas: 

Causas del problema

  • la inseguridad sobre el camino a seguir o cuál es el siguiente paso
  • la falta de autoestima
  • la baja confianza en las propias capacidades
  • el estrés y la consecuente falta de concentración

Aunque algunas personas dicen que trabajan mejor con una fecha de entrega inminente, los cierto es que una de las causas más frecuentes de bloqueo suele ser precisamente  la presión, el cansancio, el agobio que sentimos al ver que una fecha de entrega o un plazo se echa encima.

Seguro que te reconoces en algunas de estas circunstancias y que has tenido que lidiar con ese vértigo de observar que transcurren los días y que no consigues avanzar en tu trabajo. 

El bloqueo en la escritura creativa

En este caso hay recursos para la inspiración o para la movilización de la escritura que son más amplios. Puede parecer contradictorio, pero contradictoria pero una solución puede ser dejar de escribir para buscar la inspiración o el impulso por otros medios.

Sin embargo en la escritura creativa requiere también una cierta disciplina, un cierto compromiso y continuidad para llevar todo a buen puerto. Por lo tanto, tampoco puedes dejar a un lado la escritura para quedarte esperando a que llegue la inspiración.

Este es un error de novato y, sobre todo, de persona que quiere evitar su compromiso, con otros o consigo mismo, por escribir.

El bloqueo en la escritura académica

Con frecuencia está provocado por el agobio de un plazo que se aproxima o que, incluso cuando aún está lejos, sentimos que no podemos cumplir. Es una trampa de nuestra cabeza, que nos desanima y domina en momentos en los que tenemos baja intensidad de creatividad o atravesamos circunstancia complicadas (ausencia de foco, desorganización del tiempo, múltiples tareas, etc.).

Si estás haciendo un Trabajo Final de Grado o Máster, un artículo o una Tesis doctoral, tienes una fecha de entrega y unos plazos intermedios que debes cumplir. Esa proximidad te puede impedir avanzar o tener la confianza suficiente como para organizar tu propio proceso de escritura.

Sin embargo, otras veces se produce el bloqueo aun cuando el plazo de entrega está muy lejos y normalmente esto tiene que ver con esa palabra tan frecuente hoy que es la procastinación, es decir la capacidad que tenemos para dilatar para retrasar hacia otro momento más tarde lo que debemos hacer. En definitiva, caemos en la 

Trampa

No hacemos lo que debemos cuando debemos y nos engañamos pensando que mañana irá mejor, que estaremos más inspirados o que las circunstancias serán más favorables.

En muchos casos se actúa así con la falsa creencia de que cuando la fecha de entrega esté más próxima nos sentiremos más motivados y activos.

Es un error que solamente te llevará a verte en la primera de las situaciones descritas: la fecha se aproxima y los días se consumen sin que cumplas tu objetivo de escritura.

Soluciones

  1. Ceñirte al proceso de los dos pasos de escritura que ya hemos explicado en este blog, diferenciando momentos de creación y momentos de revisión.
  2. Establecer un horario de escritura y un horario de revisión de lo escrito.
  3. Definir metas intermedias encadenadas que defines como hitos: (A) hacer un esquema; (B) determinar conceptos básicos de cada elemento del esquema; (C) escritura sin interrupciones del primer punto; (D) etc.
  4. Intentar tener un mapa, una guía o un esquema, aunque sea aproximado y muy general, que te lleve desde tu punto actual (A) a la siguiente meta que te propongas (B).
  5. Escribe mediante una técnica como la de copiar para escribir mejor. Escribe lo que sea, porque el simple hecho de tomar la posición de escritura, el papel y el lápiz o el teclado del ordenador y empezar te ayudará a vencer esa resistencia inicial.

No te sorprendas si muchas veces observas que, vencida la resistencia inicial, luego ves que puedes continuar escribiendo.

Si pese a todo las palabras no salen, puedes copiar textos. Si estás haciendo una escritura académica, copia citas o fragmentos de textos que te puede interesar incluir en tu trabajo, convenientemente citados. Puedes comprobar cómo el contenido de esos textos te inspira, así que no desperdicies ese momento y anota lo que los textos te sugieren.

Pacta contigo un tiempo para intentar algunas de estas técnicas y, si no funciona, cambia de actividad. Muchas veces cosas como dar un breve paseo, tomarte un café, unos minutos de lectura ligera o hacer un poco de ejercicio sirven para refrescar tu mente y desconectar esa situación tensa en la que te encuentras cuando estás delante de tu mesa de trabajo.

Sin embargo, estas interrupciones no pueden ser ni muy largas ni muy frecuentes y debes tener a mano papel y lápiz porque en cualquier momento, en medio de otras actividades, puede surgir una idea y hay que atraparla.


Episodio 8: Rompiendo el bloqueo


¿Has probado estas u otras técnicas? Cuéntame qué haces y lo que te funciona cuando tienes que escribir y te sientes bloqueado.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Descárgate gratis la guía con trucos e ideas para empezar a escribir.

cuaderno y lápiz rojos
>