Cómo comenzar a escribir

Cualquier momento o época de tu vida es bueno para empezar a escribir y desarrollar  tu capacidad de expresarte. Literalmente, cualquiera, no lo dudes: momentos de alegría, de angustia, de tristeza, de estrés con el trabajo o la familia, de buena salud, de mala salud, etc.

La escritura te ayuda a atravesar esos momentos, a digerirlos y a objetivarlos. Si escribes en momentos de dificultad, no hará que desaparezcan los problemas, pero ponerlos sobre el papel te permitirá organizarlos, tomar cierta distancia y ayudarte a poner cierto orden en la confusión.

 Si escribes en momentos de alegría y emociones positivas, unas de las razones paea escribir ess recoger esos momentos, guardarlos, para saborearlos de nuevo más adelante.

Quizás tu motivo para escribir sea profesional o académico, no olvido nunca esa faceta. En ese caso sí o sí tienes que llegar a un proceso que te lleve a escribir con regularidad y seguridad. 

Aquí tienes, a modo de sugerencia, unas pautas iniciales para empezar a escribir.

Pautas

PAso 1

Que la escritura se adapte a ti

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip commodo consequat.

paso 2

Regularidad

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip commodo consequat.

PAso 3

Elige un medio de escritura

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip commodo consequat.

notebook

Recuerda: Para disparar la escritura, esscribe sobre cosas que te importen, que pertenezcan a tu entorno y que movilicen tus sentimientos y emociones.

Aunque tu objetivo sea escribir una novela, cuentos o un trabajo de investigación, la escritura de la vida cotidiana te ayuda a que consigas "fluidez de pluma". Es decir, que consigas establecer una relación cotidiana con el papel o el teclado, de forma que sea algo natural para ti, como cualquier otra acción del día.

La naturalidad en la escritura la consigues a través de estos dos elementos:

  • La práctica, según la pauta que te propongas o que te permitan tus circunstancias personales.
  • La comodidad con el medio: el espacio y el instrumento de escritura que hayas decidido. Si te sientes a gusto, te sentirás motivado, relajado y muchas barreras se desmoronarán.

Episodio 2: Cómo comenzar a escribir


Y cuéntame cómo haces para empezar a escribir.  Gracias por acompañarme.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Descárgate gratis la guía con trucos e ideas para empezar a escribir.

cuaderno y lápiz rojos
>