Escribir con fotos

La propuesta de hoy es que la fotografía pueda servirte de inspiración para la escritura.  

Seguro que tienes a mano muchas fotos, porque hoy las hacemos sin importarnos nada. La facilidad de hacerlas con el mismo teléfono y a coste cero hace que no sea necesario ser selectivos o tener especial cuidado. Lejos están aquellos tiempos en los que había que hacer las fotografías con cierto cuidado y garantía de que iban a estar bien, porque luego había que enviar a revelar un carrete (y eso costaba un dinero), así que siempre fastidiaba encontrar fotos oscuras o movidas, inservibles.

Como hoy es algo que forma parte de nuestro día normal, elegir una foto es un buen ejercicio para una escritura espontánea. Te propongo que elijas algunas fotografías y hagas estos ejercicios. Y, por supuesto, ten absoluta libertad para adaptarlos como mejor creas.

Qué debes hacer

1

Elige 5 fotos

De un día de tu vida, tu entorno familiar, tu viaje, reunión de amigos, etc., y ponlas en cierto orden (el que tú elijas o por azar).

2

Describe 

Escribe sin filtro, lo primero que se te ocurra y que te venga a la cabeza. Cómo pasaste ese día, quién estaba presente, cómo se sentía cada uno.

3

Narra

Ahora cuéntale la misma escena a otra persona, como si le explicaras lo que sucede en la foto, lo que ocurrió antes o después.

4

Dialoga

Habla con la persona de de la  foto, dile algo (en broma o en serio), expresa tus sentimientos hacia ella, cuéntale algo que te gustaría decirle...

5

Recapitula

Identifica dos o tres ideas o sentimientos que articulen esas fotos. Relee tus textos y podrás extraer de ellos algunas ideas o sentimientos que se repiten y son comunes a todas. 

Un truco: fíjate en los adjetivos que has utilizado.

Puedes probar a escribir o a grabarte, si te sientes mejor expresándote verbalmente. Luego podrás utilizar tu propio audio para escribir un texto mejorado.


Episodio 5: Escribir con fotos


La fotografía pueda servirte de inspiración para la escritura y también te permitirá disfrutar más de ellas. Precisamente por lo que comentaba antes, porque hacemos fotos sin darle importancia y con toda facilidad y a coste cero, a veces no las vemos bien.

Una mirada más detenida te puede descubrir cosas interesantes de una imagen que has visto muchas veces, de las personas que están en ella o de los sentimientos que evoca en ti.

Unos minutos pueden cambiar tu percepción y ayudarte a saborear algo a lo que, en otras circunstancias, solo te hubieras dedicado unos segundos.

¿Te ha servido este ejercicio? Cuéntame...

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Descárgate gratis la guía con trucos e ideas para empezar a escribir.

cuaderno y lápiz rojos
>